Posiciones sanas para fregar y bañar a tus hijos

Algo tan sencillo como lavar los platos en la pila de la cocina o bañar a tus hijos puede convertirse en un auténtico martirio para tu espalda. Sobre todo si sufres de alguna lesión lumbar o pasas mucho tiempo haciendo estas actividades.

COCINA

Corrige tu postura

Una de las posturas más contraindicadas es inclinarse hacia delante. Esta posición aumenta la presión sobre los discos lumbares y la musculatura puede resentirse. Pero tampoco lavar a mano los platos completamente erguido favorece esta sensación de tirantez en la espalda.

Pega los brazos al cuerpo

¿Cuál es la solución? Ya que no puedes dejar que la vajilla se amontone sin lavar, cuando te dispongas a hacerlo recuerda mantener los brazos lo más pegados al cuerpo posible. Evita, también, coger objetos demasiado pesados. Cuando no te quede más remedio, acuérdate de apoyarlos y no mantener el peso en vilo.

Grifos extraíbles

Además, acércate lo máximo posible a la pila y si puedes reposa la cabeza en algún mueble, si tienes encima del fregadero, mientras acabas con los platos. De esta manera descargarás la presión de la espalda y tu cuello no sufrirá tanto. Para ello, es fundamental elegir una grifería de cocina adecuada. Que no te haga estirar los brazos más de lo normal y que el fregadero esté a la altura adecuada. Además, con los grifos de cocina Clever disfrutarás de la comodidad de llegar a espacios donde no llegas con un grifo convencional. El diseño ergonómico con distintas funciones como la extracción de la ducha harán del lavado a mano de los platos mucho más llevadero.

 

BAÑO

Lo mismo ocurre con la hora del baño de tus hijos. La mayoría de las veces acabas de rodillas, con la espalda encorbada bañando a los más pequeños provocando molestias posturales. Para evitarlo, mejor opta por los beneficios de una ducha. No solamente reducirás el consumo de agua con su sistema Water Reduce (ahorrarás hasta un 30 por ciento en el consumo de agua) y ganarás tiempo, sino que también lograrás tener menos molestias musculares y problemas posturales. Una buena opción es elegir un conjunto de ducha termostática extensible. Te permitirá dirigir el chorro de agua directamente sobre la piel del niño, y que éste tenga más libertad de movimiento.

En Clever nos preocupa tu bienestar, así que toma buena nota de todos estos consejos y evitarás muchos problemas que seguramente ya estés sufriendo.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *