Fregaderos con una o dos cubetas ¿Uno o dos grifos?

Elegir el fregadero es un asunto “a priori” poco relevante pero al final termina marcando el diseño de toda la cocina o el baño. Existen, por lo general, dos tipos de fregaderos según su capacidad, los que sólo tienen una cubeta (o seno) y aquellos que tienen dos. Parece que ninguna de las opciones es la mayoritaria y ambas se observan por igual en los hogares de la geografía mundial. En los baños es común observar fregaderos dobles o simples que incorporan 1 o 2 grifos. Y es que el número de cubetas o senos de un fregadero determina no sólo el espacio, sino el estilo de vida general de estas estancias tan íntimas de la casa.

¿Qué fregadero elegir según mi estilo de vida?

Cómo ya hablamos en el artículo sobre los materiales de los fregaderos, el espacio es un elemento crítico. En la cocina hay que tener en cuenta la movilidad sobre esta superficie y el uso que se le va a dar. En el caso del baño hay que valorar el número de elementos en el entorno y la ergonomía. En definitiva, tanto la capacidad como la colocación del fregadero influyen en el futuro uso de estas estancias.

Si la cocina se usa como un office y apenas se pasa tiempo, lo ideal es apostar por un fregadero pequeño y profundo, de acero inoxidable. Este permitirá aprovechar el espacio tanto con un grifo de caño alto como un grifo horizontal . Una de las opciones preferidas por familias monoparentales o parejas sin hijos que no pasan mucho tiempo en la cocina. También para aquellas estancias que no requieren un lavavajillas son los fregaderos de un seno con espacio para colocar vajilla.

Si el estilo de vida en el hogar incluye tiempo en la cocina se puede apostar tanto por fregaderos con un único seno (en caso de tener lavavajillas). O una cubeta doble si es necesario espacio para enjabonar o enjuagar. En los baños son tan comunes los fregaderos dobles como simples con uno o dos grifos, aquí importa mucho el espacio y el estilo de vida.

¿Cuántos grifos utilizar en un fregadero de dos cubetas?

Por lo general, en las cocinas domésticas se utiliza un único grifo sobre el fregadero, independientemente de si tiene uno o dos senos. Para los fregaderos dobles o de grandes dimensiones se recomiendan grifos de caño extensible o giratorio. Que permitan aprovechar al máximo el espacio para la manipulación de alimentos y menaje. En los baños el fregadero doble es la opción preferida por aquellos que dividen el entorno creando algo único y propio de quienes lo comparten. Por ejemplo, con espacio para maquillaje, perfumes o útiles de aseo diario. Las opciones creativas cobran especial importancia y se puede jugar más con el diseño. La colección Paula de Clever para lavabo está inspirada en esta cultura íntima y funcional.

Se puede decir que el espacio, la funcionalidad y el estilo de vida son los elementos más importantes a la hora de tomar una decisión. Desde Clever te recomendamos tener en cuenta la presión de agua de la instalación, el caudal a la hora de poner dos grifos puede verse reducido y esta es una cuestión que no debe olvidarse.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *