Grifos según tipo de instalación | Todo lo que debes saber

Si estamos haciendo reformas o renovando estancias como el baño o la cocina, es probable que nos surjan cuestiones como qué grifería instalar. En la actualidad, además de múltiples diseños, existen también varias opciones en lo que respecta a la colocación. Para que te resulte más fácil elegir, te explicamos la disponibilidad de grifos según el tipo de instalación.

Cómo se realiza la instalación de la grifería

Lo primero que debemos valorar antes de decantarnos entre los grifos según el tipo de instalación, es la colocación actual que tengan nuestras propias tuberías. En función del grado de reforma que estemos llevando a cabo, las opciones se amplían o se reducen.

¿A qué se debe esto? Pues a que el circuito de tuberías va oculto para contribuir con la estética de una vivienda. Existen dos posibilidades diferencias. La primera, es que las tuberías circulen por la pared, y la segunda, que lo hagan por el suelo.

En el primer caso, el circuito irá colocado en el interior de la pared, y lo más probable, es que hayamos colocado azulejos como revestimiento de aquella. Así, además de evitar la humedad en las paredes, podemos disfrutar de diseños variados y atractivos.

En la segunda opción, las tuberías se colocan por debajo del pavimento, de forma que queden protegidas al pisar y no afeen el interior de la estancia. Tanto en un caso como otro, la recolocación del circuito supone un trabajo complejo, que puede llegar a ser muy costoso e innecesario para la simple instalación de una nueva grifería.

Dicho esto, podemos pasar a conocer los diferentes grifos según el tipo de instalación. En resumidas cuentas, si las tuberías de nuestro hogar están en la pared, optaremos por grifos que vayan en esta. Y si discurren por el suelo, nos mantendremos en los de repisa. Salvo que estemos llevando a cabo una reforma integral y valga la pena al modificación.

Grifos según el tipo de instalación

Encontramos así dos grifos según el tipo de instalación. Estos son los que van colocados encima de la encimera, llamados de repisa, y los que salen directamente de la pared, llamados murales o de empotrar. Vamos a conocer sus características, así como sus ventajas y desventajas.

Grifos de repisa

Como hemos indicado, el primero de los grifos según el tipo de instalación son los de repisa. Es decir, se instalan directamente sobre la encimera o la pieza de cocina o de baño, como sería el caso de la mayoría de los lavabos. Aunque pueden instalarse en ambas estancias, son bastante más populares en los baños.

Puesto que son la opción más habitual en la grifería, la variedad de modelos que podemos encontrar en el mercado es muy amplia. En lo que respecta a sus ventajas, son prácticos y muy fáciles de instalar. De este modo, podemos ahorrar una cantidad importante de dinero en su colocación.

Por otra parte, además de la clasificación de estos grifos según el tipo de instalación, también debemos atender a las aperturas y al tamaño del caño. Las posibilidades son múltiples.

Grifos murales o de empotrar

La segunda categoría de los grifos según el tipo de instalación son los llamados murales o de empotrar. Tal y como su nombre ya deja entrever, van colocados en la propia pared. Al contar con una colocación algo más compleja y ser necesario que las tuberías circulen por aquella, perdieron popularidad frente a los modelos anteriores.

Sin embargo, dado que hoy en día se presta mucha atención a la cuestión estética y a la funcionalidad, esta segunda opción de grifos según el tipo de instalación están recobrando fuerza. Y es que gracias a su colocación, el espacio que queda disponible para manipular objetos es mucho mayor que con los de repisa.

Gracias a esta ventaja, son elegidos principalmente como grifería para la cocina. Ya que es allí donde será necesario lavar o llenar cubos u ollas. Puesto que su volumen es bastante grande, obtendremos una comodidad más elevada que cuando la grifería está instalada en la pared.

Por lo tanto, sus ventajas son una mayor estética, así como la funcionalidad. Pero en lo que respecta a los inconvenientes, la instalación es también más compleja y el desembolso para esta será considerablemente más elevado.

Otros tipos de grifería

Además de los grifos según el tipo de instalación, y tal y como hemos mencionado, también existen otras características, como el sistema de apertura o el tamaño del caño, que debemos tener en cuenta al elegir los grifos para nuestra vivienda.

Dentro de los tipos de apertura, la grifería más utilizada es la monomando. Esta es aquella que cuenta con una única maneta para abrir el grifo. En la actualidad, son las más comunes, ya que son la opción más cómoda de cara a la mezcla del agua caliente con la fría.

No obstante, debido a al importancia que la estética está cobrando y el resurgir de los hogares con un diseño rústico, los grifos bimando son cada vez más frecuentes en los hogares. Habrá que comparar los beneficios con los inconvenientes que cada uno de ellos tiene.

Por último, dentro de los caños, además de la altura media, encontramos otros de caño mucho más alto. Estos se emplean principalmente en las cocinas, ya que permiten lavar objetos de gran tamaño con facilidad. Tal y como hemos indicado dentro de los grifos según su instalación. Otras opciones son los caños flexibles o extraíbles, ideas para las cocinas con ventanas encima de los grifos o para la cocina semiprofesional.

En Grifería Clever disponemos de una amplia variedad de grifos según el tipo de instalación. Además de diseños elegantes y de la mejor calidad en los materiales, nuestra grifería cuenta con sistemas avanzados para el ahorro de agua. Consulta nuestra galería y contacta con nosotros si necesitas más información.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *