¡Vuelta a la rutina! Dos tipos de rociadores de ducha relajantes

Si agosto es el mes que asociamos a las vacaciones, septiembre es el de la vuelta al cole y la vuelta al trabajo. Atrás quedan los días de descanso, para dar paso de nuevo al estrés y las prisas. Para compensar con ello, los rociadores de ducha nos ofrecen la posibilidad de disfrutar de una experiencia relajante. ¿Conoces sus tipos?

Qué son los rociadores de ducha

Los rociadores de ducha son, en la actualidad, uno de los accesorios más populares que podemos integrar en nuestro cuarto de baño. Guardan cierta similitud con las tradicionales alcachofas, pero ofrecen muchas más posibilidades que estas.

Esta pieza, dotada de una gran personalidad, adquiere un gran protagonismo dentro de esta estancia. No solo por sus dimensiones y su diseño característico, sino por la avanzada funcionalidad que presenta.

Los rociadores de ducha se presentan en una amplia variedad de posibilidades. Así, por un lado tenemos aquellos con un diseño tradicional y que van empotrados en la pared. Y por otro, los que también se empotran, pero en el techo, con una funcionalidad mucho más avanzada y un efecto envolvente.

Además del tipo de instalación, a la hora de elegir dentro de la variedad de rociadores de ducha, hay que tener en cuenta las dimensiones y el formato de nuestra ducha. De esta manera, se adaptará perfectamente al espacio disponible y a nuestras necesidades específicas.

Tipos de rociadores de ducha

Como hemos mencionado, encontramos dos tipos destacados de rociadores de ducha: los de techo y los de pared. Cada uno de ellos con sus propias opciones para adecuarlos a las características de todos los espacios.

Rociadores de techo

Los rociadores de ducha de techo son aquellos que, como su nombre indica, van instalados en el techo del baño. La principal ventaja que ofrecen es que no reducen el espacio disponible, y tampoco es necesario contar con una pared en la que sujetarlo.

Por lo tanto, esta variedad de rociadores son perfectos para aquellos baños que cuentan con unas dimensiones reducidas. Estaremos optimizando el espacio que hay disponible y dispondremos de mucha más libertad para el movimiento.

Dentro de los rociadores de ducha de techo podemos encontrar dos variedades diferenciadas. Por un lado, aquellos que son de encastre, y por otro, los que utilizan un brazo. Los primeros ofrecen un diseño futurista, con una estética discreta que roza el minimalismo. Pero tanto uno como otro nos permiten sacarle el máximo partido al espacio de la ducha.

Este tipo de rociadores ofrece una variedad de funciones para el hidromasaje. Además, gracias al efecto envolvente que se logra con la caída del agua desde el techo, la sensación de relajación y bienestar se multiplica.

Para completar la experiencia, es posible obtener también diferentes salidas del agua. De este modo, podemos optar por la salida en efecto cascada o bien con efecto lluvia. Algunos modelos incluyen además la salida del agua vaporizada, que potencia el efecto relajante durante la ducha. A mayor diámetro de la rótula, mayor será dicho efecto. Las dimensiones normales son las de 120 mm, pero encontramos también rociadores circulares con rótulas de 230 mm.

Rociadores de pared

Los rociadores de ducha de pared son aquellos que, como la grifería tradicional, se instalan empotrados en aquella. Debido a que requieren algo más de espacio para su colocación, suelen estar indicados para los baños de mayor amplitud que cuentan con duchas grandes.

No obstante, también pueden instalarse sin problema en los de menor tamaño. Pero hay que tener en cuenta que la movilidad puede reducirse y no aprovecharemos al máximo las posibilidades que nos ofrecen. A diferencia de las alcachofas, los rociadores de ducha presentan unas dimensiones mayores, por lo que los diseños resultan funcionales y sofisticados al mismo tiempo.

El rociador Angel de Grifería Clever incluye las dos opciones en la salida del agua y además un dispositivo antical. Gracias a este evitaremos las pérdidas de presión a consecuencia de la acumulación de cal. Por lo que no dejaremos de disfrutar de sus prestaciones. Por sus grandes dimensiones, obtendremos duchas relajantes con el mayor confort.

Otras características que incluyen los rociadores de ducha de Grifería Clever son el ahorro de agua y los sistemas anticalcáreos. Los dispositivos encargados de la reducción del caudal permiten rebajar el consumo hasta en nueve litros por minuto. Esto supone un ahorro importante de agua y en las facturas. En lo que respecta a la cal, la elección de materiales de alta calidad evita el daño progresivo a los conductos. Así, se disminuye el riesgo de obstrucciones que reduzcan la cantidad de agua en la salida.

Si deseas conocer más sobre los rociadores de ducha, puedes visitar aquí nuestra galería y dejarte enamorar por los diseños más sofisticados. No dudes en contactarnos para más información.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *