Si la grifería de cocina pierde agua; ¿cuáles son los motivos?

El paso del tiempo y el uso continuado va afectando al rendimiento de la grifería de cocina, igual que sucede con cualquier otro elemento de nuestra vivienda. Uno de los problemas más comunes que suele aparecer en un grifo es que empiece a gotear. Pero, ¿sabes cuáles son las causas? Si estás aquí leyendo, suponemos que no, así que no te vayas porque te contamos a qué puede deberse. 

Causas por las que gotea la grifería de cocina

Los grifos, tanto los de cocina como los de baño, están continuamente expuestos al agua. Esta, al circular por su interior, lo hace junto a todas las partículas que arrastra a su paso, así como los minerales que contiene de manera natural. Tarde o temprano, este roce continuo tendrá consecuencias en el estado de la grifería de cocina, que es la que nos incumbe en esta ocasión. 

En función de la zona del país en la que se reside, las características del agua van a ser diferentes. Esto es, quela dureza del agua varía. En aquellas regiones en la que esta es muy alta, las cantidades de minerales que contiene van a ser mayores, en concreto de carbonato de calcio y magnesio, que son los componentes que lleva la cal. 

Lo que sucede cuando el agua es muy dura, es que la suma de iones de calcio y magnesio que están disueltos en el agua es más alta que en aquellas blandas. Con el calor, estos iones se van solidificando, tanto en la parte interna como en la externa de la grifería de cocina. A medida que pasa el tiempo, la obstrucción se va haciendo mayor. 

Dicho esto, ¿cuáles son entonces las causas de que el grifo de cocina gotee? En los grifos modernos que utilizan cartuchos cerámicos, cuando el nivel de cal acumulada, o también de suciedad en el interior, es muy elevado, aquel no puede cerrar correctamente. La consecuencia directa es que la grifería gotea. 

En el caso de los grifos de mayor antigüedad, la causa es similar, pero en lugar de estar en un cartucho cerámico, se encuentra en las juntas de estanqueidad.

¿Cómo solucionar el problema de los grifos de cocina?

Todo problema tiene una solución y, en esta ocasión, es bastante sencilla, sin tener que reemplazar el grifo de cocina. Se trata simplemente de cambiar las piezas que presentan el problema. Para ello, habrá que cerrar la llave de paso, desmontar la grifería de la cocina y cambiar el cartucho cerámico o las juntas por otras nuevas. No obstante, todo depende del tipo de grifo en cuestión. 

Grifos bimando de monturas convencionales

Esta grifería de cocina lleva dos mandos y utiliza el sistema de monturas convencionales. En estos, lo que falla es la junta de estanqueidad que, como hemos dicho, con el tiempo se va deteriorando. Cerrar con mayor fuerza para reducir el hueco que quede no soluciona el problema; hay que desmontarlo desenroscando la salida y cambiando la junta por una nueva

Grifos bimando con monturas cerámica

Estos grifos utilizan las monturas cerámica y tienen una apertura de un cuarto de vuelta. De nuevo, aquí lo que falla es dicha montura o la válvula para la apertura y el cierre. Habrá que desenroscar y cambiarlas por otras nuevas. 

Grifos monomando de cartuchos cerámicos

La grifería más moderna es la que emplea los cartuchos cerámicos, que se van estropeando por la acumulación de la cal. Para el cambio, hay que seguir las indicaciones que diga el fabricante, ya que estos no son exactamente iguales en todas las marcas, sino que cada una utiliza el suyo propio. Aquí mostramos cómo cambiar el de nuestros grifos

En todos ellos, te recomendamos observar también si salen gotas de los latiguillos de conexión, puesto que, además de por el caño, pueden salir por aquí. De ser así, si con el cambio de juntas no se soluciona el problema, sustituye los latiguillos por otros nuevos. 

Una vez cambiadas todas las piezas pertinentes, existe la posibilidad de que aún continúe goteando un poco de agua. La causa, en esta ocasión, la encontramos en el agua que queda condensada en el interior del grifo o del aireador, para ser más exactos. Es algo normal y no indica que haya ningún problema con la sustitución de las juntas o el cartucho. 

Apuesta por grifería de calidad

El momento de cambiar estas piezas llegará tarde o temprano, lo único que podemos hacer es hacer un buen uso de la grifería para posponerlo el máximo posible o apostar directamente por grifos de cocina que nos garanticen una calidad mínima y que utilicen sistemas tecnológicos y materiales que ralenticen el deterioro. 

En Grifería Clever, nos distinguimos por la calidad de nuestros grifos y por la innovación que aplicamos en cada uno de ellos. En nuestros catálogos, encontrarás todos nuestros modelos de grifería de cocina, así como información relativa a sus recambios.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.