Duchas termostáticas | ¿Cuáles son sus ventajas?

La grifería para el hogar ha evolucionado a pasos agigantados durante los últimos años, y ha ampliado considerablemente la oferta de grifos disponibles. Además de mejores acabados y diseños más atractivos, la funcionalidad y el ahorro con otras características demandadas. Las duchas termostáticas cumplen a la perfección con todos estos requisitos. Si desconoces en qué consisten, te contamos aquí todas sus ventajas.

Qué son las duchas termostáticas

Las duchas termostáticas consisten en una estructura única que cuenta con dos mandos integrados. Por norma general, el mando de la izquierda se encarga de controlar el caudal de agua, mientras que el de la derecha es el que regula la temperatura a la que sale.

A diferencia de las duchas monomando tradicionales, las duchas termostáticas permiten que haya una constancia tanto en el flujo de agua que sale como en la temperatura de la misma. Además, hoy en día podemos encontrarlas disponibles tanto para bañeras como para los cada vez más habituales platos de ducha.

¿Y cómo notamos esta diferencia entre ambos tipos de grifería cuando estamos en la ducha? Un ejemplo siempre resulta mucho más gráfico. Si vivimos con nuestra pareja, nuestra familia o con compañeros de piso, es probable que hayas coincidido a la hora de utilizar los grifos de la casa. Cuando estamos en la ducha haciendo uso del agua caliente y alguien abre otro grifo para, por ejemplo, lavar los platos, notaremos como la temperatura desciende drásticamente. ¿Te resulta familiar?

Una vez que el grifo vuelve a cerrarse, la temperatura no retorna a la inicial, sino que ahora una corriente de agua muy caliente sale por la ducha, quemándonos. Esta situación puede suponer un riesgo cuando se trata de niños o personas de edad avanzada. Por lo que las duchas termostáticas nos ofrecen no sol comodidad, sino también mayor seguridad.

Cómo funciona este tipo de ducha

El funcionamiento de las duchas termostáticas es muy sencillo e intuitivo. Como hemos dicho, cuentan con dos mandos diferentes; uno para el caudal y otro para la temperatura. Para ajustarlos, solo tendremos que girarlos, según la modalidad, hasta colocarlos en los parámetros que deseemos.

Mientras no alteremos la posición seleccionada, tanto la cantidad de agua que sale del grifo como la temperatura de esta se mantendrán constantes. En otras palabras, no se verán afectadas por la apertura de cualquier otro grifo de la vivienda.

Con las duchas termostáticas, darse un baño se convierte en una experiencia placentera sin interrupciones. Los avances de la tecnología a nuestro servicio para ofrecernos las mejores prestaciones.

Ventajas de las duchas termostáticas

Aunque ya hemos ido mencionando algunas de las ventajas de las duchas termostáticas, vamos a conocer a continuación cuáles son todos sus beneficios:

Ahorro de agua

Las duchas termostáticas nos permiten reducir el consumo de agua al poder regular el caudal con uno de los mandos. Además, no es necesario esperar a que el agua se caliente como sucede con la grifería tradicional; basta con seleccionar una temperatura y abrir el grifo. Aunque depende del modelo de grifería, el ahorro estimado suele situarse en torno al 40%.

Doble tope de seguridad

La gama de grifería Clever para duchas termostáticas incluye un doble tope de seguridad que evita las selecciones involuntarias. Gracias a este dispositivo se bloquean las temperaturas por encima de los 38º. Para obtenerlas hay que pulsar un botón.

Por otra parte, los más pequeños de la casa tampoco correrán el riesgo de quemarse si se da la apertura de otro grifo o si por alguna circunstancia se interrumpe el suministro de agua fría.

Aislante térmico

Los grifos que incluyen una montura On-Off tienen un giro de 90º con dos discos cerámicos indesgastables. Gracias a su aislante térmico, se disminuye la acción calorífica y se evitan las quemaduras cuando accionamos el pomo.

Mandos antiquemaduras

Además de los sistemas de protección antiquemaduras que hemos mencionado, las duchas termostáticas también disponen de un mecanismo llamado Cold Touch. Este impide que el cuerpo de la grifería se caliente y que nos quememos al tocarlo.

Fácil mantenimiento

Este tipo de grifería es estanca e impide que la cal penetre en su interior. Así, evitamos el deterioro prematuro de las piezas. También, debido a los discos cerámicos que mencionamos, hay una mayor resistencia al desgaste. Los grifos termostáticos para ducha de Grifería Clever cuentan además con una garantía de 5 años.

Mayor confort

Por último, pero no menos importante, las duchas termostáticas nos ofrecen el mayor confort posible cuando nos duchamos. El flujo constante con bloqueo de las variaciones de temperatura nos permite disfrutar sin interrupciones.

Puedes consultar en la galería de Grifería Clever la colección de grifos para duchas termostáticas. Dentro de cada modelo encontrarás información detallada. Y si te quedan dudas, puedes ponerte en contacto con nosotros.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *