Limpiar los grifos sin dañarlos | Consejos que debemos tener en cuenta

La grifería es una pieza del hogar que está en continuo uso. Por lo tanto, es más susceptible de estropearse con facilidad y no presentar el mismo brillo que al principio. Además de afectar a la vida útil, es también una cuestión de estética. Así que te contamos cómo limpiar los grifos sin dañarlos.

Por qué hay que realizar un mantenimiento de los grifos

La problemática de la grifería es que están en continuo contacto con el agua. Y esta, al contener cal, hace que se vaya deteriorando con mucha rapidez. Por este motivo, es conveniente realizar un mantenimiento con una frecuencia regular.

Una vez que la cal se incrusta, va formando una mancha que con el tiempo se vuelve muy difícil de eliminar. Además de afectar a la duración del propio grifo, se trata de un problema de estética. Ya que la grifería con manchas de cal da un aspecto descuidado y de poca higiene.

Sin embargo, a la hora de realizar el mantenimiento hay que tener la precaución de limpiar los grifos sin dañarlos. El esmalte es muy delicado, y si utilizamos productos que sean corrosivos lo único que lograremos es estropearlo y que finalmente haya que renovarlos por piezas nuevas.

Para que esto no te suceda, queremos dejarte una serie de consejos que te ayudarán a limpiar los grifos sin dañarlos. De esta manera, podrás disfrutar de tus piezas de grifería durante muchos años y que siempre luzcan como el primer día.

Cómo limpiar los grifos sin dañarlos

Ten en cuenta el tipo de esmalte

Lo primero que debemos valorar a la hora de limpiar los grifos sin dañarlos es el tipo de esmalte con el que cuentan. En función de si se trata de un cromado o un esmaltado, los cuidados van a ser diferentes.

En primer lugar, con la grifería cromada o de acero, podemos utilizar productos naturales eficaces para limpiar los grifos sin dañarlos. Si cortamos un limón por la mitad y frotamos la superficie, podremos eliminar el sarro y el óxido. En el caso de que haya marcas incrustadas, podemos humedecer un paño con vinagre caliente y frotar con suavidad. Y para las manchas de cal, es eficaz el agua caliente con lavandina.

Cuando se trata de grifería dorada o esmaltada, hay que tener mucho más cuidado para limpiar los grifos sin dañarlos. Si frotamos en exceso con algún material que raye con facilidad, podría estropearse el acabado sin opción a arreglarlo. Por lo tanto, es conveniente utilizar productos que sean específicos para la grifería esmaltada. Además de secar bien el grifo cuando se ha terminado de limpiar.

Evita los productos abrasivos

Algunos productos pueden funcionar, pero no tenemos una garantía de que puedan limpiar los grifos sin dañarlos. Por eso, lo mejor es evitar los químicos de este tipo. Incluso cuando sean específicos para grifería, debemos asegurarnos de que no se llevarán con la mancha parte de la superficie.

Además de los productos de esta índole, hay que tener precaución también con los estropajos y los cepillos de cerdas que puedan resultar también abrasivas. Aunque nos dé la sensación de que son lo suficientemente suaves, los acabados son delicados, y sin querer podemos causar arañazos que se queden ya de por vida.

Realiza un mantenimiento regular

Para poder limpiar los grifos sin dañarlos, el truco está en prevenir la acumulación de manchas y marcas de cal. La clave está, así, en evitar que la suciedad permanezca mucho tiempo desde que empieza a formarse. Para ello, es importante que no existan goteos, por lo que cada cierto tiempo puede ser necesario cambiar las arandelas.

También, después de las duchas y de utilizar la grifería, es conveniente que los sequemos bien. De este modo, evitaremos que las manchas aparezcan. Aunque nos dé la sensación de que esta pieza no necesita una limpieza regular, sí la requiere.

Utiliza productos naturales para la limpieza

Otra de las maneras de limpiar los grifos sin dañarlos es la de optar por aquellos remedios de limpieza que consistan en productos naturales. ¿A qué nos referimos con eso? Pues a aquellos que no han sido modificados en laboratorios o que cuentan con algún tipo de compuesto que puede considerarse como corrosivo.

De esta manera, ganaremos en tranquilidad y podremos obtener también unos buenos resultados. El hecho de que podamos disponer de ellos en casa con facilidad y por un precio asequible, no significa que no sean eficaces. Algunos de los remedios que puedes utilizar para limpiar grifos sin dañarlos son los siguientes.

Limón

Además de por su aroma, existe un motivo por el que el limón suele ser in ingrediente más de una gran cantidad de productos de limpieza. Se debe a que tiene un alto poder para eliminar los restos de cal incrustados en la grifería cromada. Solo hay que cortar un limón por la mitad y frotar la superficie del grifo. Seguidamente enjuagaremos con agua tibia y luego secaremos con un trapo limpio.

Vinagre blanco

El vinagre es otro de los remedios naturales que podemos utilizar para limpiar los grifos sin dañarlos. Y además de eso, los dejaremos con un aspecto brillante para que luzcan como el primer día. Para su uso, se mezcla el vinagre con un poco de agua y se frota con un paño sobre el grifo en cuestión.

Sal gruesa

El vinagre puede combinarse con la sal gruesa para obtener mejores resultados. Esta última es muy efectiva para eliminar la suciedad y las manchas difíciles. Se prepara una mezcla de vinagre con sal gruesa y se deja sobre la superficie de la grifería unos 5 minutos. A continuación, frotaremos con un paño y agua tibia para dar brillo.

Bicarbonato

Por último, el bicarbonato es también muy efectivo para limpiar los grifos sin dañarlos. Puede utilizarse por sí mismo mezclado con agua o bien combinarse con vinagre. Frotaremos con un cepillo de dientes y dejaremos reposar diez minutos antes de lavar con agua tibia.

Mejores productos para preservar el color de tu grifería

Si los modelos con un acabado brillante en cromado han sido los más populares durante los últimos años, en la actualidad los que están cobrando protagonismo son los grifos negros en mate. Además de ser originales, resultan extremadamente elegantes, ya que contrastan a la perfección cuando se combinan con luces o elementos brillantes y permiten mejorar la estética del cuarto de baño por su alto poder decorativo.

Pero de nada sirve tener una grifería que destaca por su belleza y su elegancia si no somos capaces de mantenerla en buen estado. Una vez que se estropea, es muy difícil devolverle su aspecto original. Y cuando comienzan a aparecer manchas que se quedan fijas y sin posibilidad de eliminarlas, aunque la grifería sea relativamente nueva, da un aspecto antiguo y poco cuidado. Por lo tanto, es importante su adecuado mantenimiento desde el mismo momento en que se instala.

Sin embargo, cuando se trata de la limpieza, se recomienda también tener especial cuidado con esta grifería, dado que su delicadeza es aún mayor que la de los cromados. La cal que trae el agua o el uso de productos como las cremas y geles de afeitar pueden resultar muy corrosivos y dañar las piezas. Así que para limpiar los grifos sin dañarlos es conveniente extremar todas las precauciones y utilizar productos que sean muy suaves. Pero, ¿qué productos podemos utilizar para cuidar de esta grifería?

Soluciones neutras

Los productos que podemos encontrar en el mercado para la limpieza del baño pueden resultar corrosivos con las piezas de colores negros. Por ello, lo que se recomienda es emplear jabones que tengan un pH neutro. De esta manera, garantizaremos que eliminará los restos de residuos pero sin dañar la superficie de la grifería de color negro.

Para su uso, solo es necesario añadir una pequeña cantidad en un balde con agua o en el mismo fregadero. Se humedece un paño suave de microfibra con la mezcla y se procede con la limpieza de la grifería de manera cuidadosa.

Evita los ácidos y las ceras

Los productos ácidos pueden dejar marcas irregulares sobre la superficie, así como dañar los cromados. La única excepción dentro de esta variedad es el vinagre, pero solo debe utilizarse para aquellas marcas de agua que no han salido con la opción anterior. Además, no debe aplicarse directamente, sino que hay que mezclarlo con agua en una proporción al 50%. Y una vez han desaparecido las manchas, es necesario enjuagar inmediatamente.

En cuanto a las ceras, están diseñadas específicamente para aportar brillo a las superficies sobre las que se aplica, así que solo se recomiendan en este tipo de acabados. Por los agentes de relleno que contienen, pueden dañar el efecto mate de la grifería.

Siga las instrucciones del fabricante

En caso de duda, lo recomendable es seguir siempre las propias indicaciones del fabricante. Puesto que este conoce a la perfección el proceso de fabricación de su producto, será quien deba marcas las pautas para limpiar los grifos sin dañarlos y para el cuidado de las piezas.

Así puedes limpiar los grifos sin dañarlos para que siempre se mantengan en buen estado y aumentes su vida útil. Y si deseas grifos de calidad con garantía, consulta nuestro catálogo. En Grifería Clever somos expertos y nuestros clientes nos avalan.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.