¿Cómo debe ser la ducha en invierno?

5 consejos para conseguir tu ducha perfecta en invierno

El invierno está a la vuelta de la esquina y de su mano, llega el frío. En esta época del año apetece más que nunca una buena ducha. Y, aunque no sea lo correcto, solemos alargar estos baños hasta los 20 minutos y aumentar la temperatura del agua más de lo habitual.

A continuación, las características para una ducha beneficiosa para ti y para tu cuerpo en invierno:

  • Duración en la ducha y sostenibilidad

Según la OMS (Organización Mundial de la salud), no deberíamos pasar más de 5 minutos en la ducha. Consiguiendo así, un uso más sostenible de agua y energía.

Otra manera de ahorrar agua es instalando teléfonos y/o rociadores que tengan incorporada la tecnología AIR Advanced. Este sistema inyecta aire antes de la salida del agua, consiguiendo dar volumen a las gotas reduciendo el consumo de agua hasta un 30%.

Tech Air, la novedad para tu ducha

Teléfono ducha con tecnologia tech air incorporada

  • Temperatura del agua. Encuentra el mayor confort

Los expertos aconsejan no superar los 38ºC ni bajar de los 10ºC. Siendo, 30ºC , la temperatura óptima para una ducha diaria.

Aunque ducharse con agua templada es correcto, el contraste de agua fría y caliente recoge los beneficios de ambas temperaturas. Por lo tanto, lo ideal sería combinar ambas temperaturas durante tu ducha.

¿Es mejor una ducha con agua caliente o fría? Descúbrelo

  • Gel de ducha

Utiliza un jabón especial para las zonas sensibles como la cara y otro para el resto de tu cuerpo. Cada zona tiene unos cuidados específicos y no podemos tratarlas por igual.

Tu cuerpo agradecerá que cuides cada zona según sus necesidades. Pero esto no tiene porque desencadenar a un cuarto desordenado. Una solución es la bandeja que incorpora nuestra Nine Elegance.

Bandeja para jabones Nine Elegance, conjunto ducha termostatico

  • Enjabonarse ¿Esponja o no?

Aconsejamos ducharse con una esponja suave o con la mano. Al enjabonarse con una esponja se aprovecha más el gel y se consigue una limpieza más profunda.

Debemos evitar una exfoliación excesiva.

  • Hidratación

Al finalizar el baño aprovecha para nutrir tu piel con crema hidratante y relajarte unos instantes.

 

¿Y tú? ¿Conocías estos consejos, sabes alguno más? Participa en la sección de comentarios. Tu opinión nos interesa.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *