Los 7 mejores consejos para ahorrar agua de forma fácil

La naturaleza es sabia y se mantiene siempre en equilibrio. Sin embargo, debido a la intervención humana el agua ha terminado convirtiéndose en un recurso escaso que debemos cuidar. No solo por el medio ambiente y nuestra propia supervivencia, sino también por el ahorro que nos supone, aquí te dejamos algunos consejos para ahorrar agua.

Cómo podemos ahorrar agua

Menos del 3% del agua disponible en la Tierra es dulce. Aunque dispongamos siempre del agua de lluvia para llenar lagos, ríos y embalses, si los países desarrollados continúan con su estilo de vida, la disposición de agua potable comenzará a reducirse antes de lo que pensamos.

Hay quienes relacionan el tomar medidas para ahorrar agua con una reducción del confort y la calidad de vida. No obstante, se trata simplemente de hacer un uso responsable sin malgastarla. Lejos de los gustos o las preferencias, la responsabilidad por el cuidado del medio ambiente es de todos. Además, debemos pensar que ahorrar agua afectará directamente a lo que pagamos en facturas.

Cambia los baños por las duchas

Sabemos que no hay nada más relajante que darse un baño con agua caliente. Sin embargo, darnos este capricho con demasiada regularidad puede salirnos caro en las facturas. Si optamos por darnos duchas rápidas, podemos llegar a ahorrar unos 400 litros al día.

Además de ello, es conveniente cerrar el grifo mientras nos estamos enjabonando. La función del agua es mojarnos la piel y retirar el jabón cuando lo aplicamos. Por lo tanto, en los momentos intermedios no es necesario dejar el agua correr.

Cierra el grifo

Como decíamos en el punto anterior, una de las principales formas de ahorrar agua es cerrando los grifos. Con demasiada frecuencia nos miramos en el espejo al lavarnos los dientes o afeitarnos, mientras el agua corre sin control. Es tan sencillo como preguntarnos si en ese preciso momento el agua tiene alguna función.

De forma similar sucede en el fregadero. Enjabonamos los platos y mientras los colocamos en el escurridor el agua sigue corriendo. Para ahorrar agua tenemos dos opciones; o bien llenamos la pila y usamos ese agua o la utilizamos únicamente para retirar el jabón sin pausas. Podemos reducir el consumo hasta en 30 litros por persona.

Utiliza el remojo

Si acabamos de cocinar, mientras las sartenes se mantienen calientes podemos echar un poco de agua y dejarla en ellas para que evite la solidificación de los restos de comida. En el caso de que esta ya se haya incrustado, podemos dejar los calderos o sartenes con un poco de agua y jabón durante un rato para que se ablanden. De este modo, luego podremos fregar con normalidad y ahorrar agua.

Recoge y reutiliza

Si vamos a darnos una ducha pero el agua caliente no sale de manera inmediata, podemos utilizar un cubo y recoger la fría. Con esta sencilla costumbre para ahorrar agua tendremos la suficiente para fregar el suelo de casa o regar las plantas. Si hacemos esto en cada ducha, nos daremos cuenta de la cantidad de agua que desperdiciamos al día.

Compra electrodomésticos con etiquetas A+++

Todos aquellos electrodomésticos que entran dentro de la clasificación energética A nos permiten ahorrar agua en mayor medida. Especialmente la lavadora o el lavavajillas son elecciones que debemos hacer cuidadosamente. Gracias a su sistema y a los programas que nos permiten seleccionar media carga, podemos ahorrar agua en un 50%.

Hay que añadir en este punto que utilizar el lavavajillas nos permite un ahorro mayor que si lavamos los platos a mano. Se recomienda llenar ambos electrodomésticos al utilizarlos.

Instala grifos termostáticos, electrónicos o temporizados

La grifería temporizada, grifería electrónica y grifería termostática son la mejor opción para ahorrar agua. Estos sistemas evitan el desperdicio y nos obligan a utilizar solo la cantidad que necesitamos.

Tal y como sucede con los radiadores o las calderas, el uso de un termostato nos permite reducir la temperatura, que repercute también en el gasto. Por otra parte, con el control del caudal graduamos la cantidad de agua que sale. Además de ahorrar agua, estos grifos permiten mantener una temperatura de la misma constate cuando se abre otro grifo.

Revisa las posibles fugas

Tanto en la grifería como en los inodoros pueden aparecer fugas que aumentarán el gasto de agua y el importe de las facturas. Debemos revisar el estado de estos cada cierto tiempo y repararlos de manera inmediata si localizamos alguna pérdida. Estas pequeñas averías dificultan enormemente el ahorrar agua.

Como vemos, ahorrar agua puede ser muy sencillo y no repercute negativamente en nuestra calidad de vida. El uso consciente y responsable no solo sirve para reducir las facturas, sino que evitará problemas con el medio ambiente de cara al futuro. En Clever disponemos de grifería y otros sistemas que nos ayudan a lograr este objetivo. ¡Empieza a ahorrar agua desde hoy mismo!

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.