Ahorra agua en tu negocio con los grifos temporizados

Los grifos temporizados son la solución al derroche de agua causado por los despistes

Con los grifos temporizados conseguimos que el agua saldrá durante unos segundos y después se cerrará el grifo.

¿Dispones de un baño para tus clientes? Si la respuesta es , tal vez, alguna vez te habrás sorprendido al encontrarte el grifo del baño abierto porque alguien se ha olvidado de cerrarlo. Esto supone un derroche de agua y de dinero innecesario y que, además, no puedes permitirte. Desde Clever, te presentamos la solución a este despilfarro mediante un sistema muy sencillo y que probablemente hayas visto incontables veces en los servicios públicos: los grifos temporizados .

Estos grifos son ideales para instalarlos en lugares donde sus usuarios no prestan tanta atención el consumo de agua como si estuvieran en su casa. Se caracterizan por dos posiciones únicamente: abierto o cerrado. El caudal del agua del grifo fluye durante determinados segundos para, automáticamente, cerrarse una vez hayan transcurrido. De esta manera se evitan los posibles despistes que pueden tener tus clientes a la hora de cerrar el grifo tras su uso.

También se caracterizan por tener una vida útil muy larga, pues están fabricados con materiales robustos pensados en que se utilizarán de una forma más frecuente y menos cariñosa que los grifos de una casa.

En Clever, disponemos de diferentes modelos de estos grifos para tu negocio: para lavabos de repisa y de mural. Ambos modelos cuentan con una duración de 14 segundos del caudal de agua abierto y, además, cuentan con aireador. Lo que hace el aireador es mezclar agua y el aire para ahorrar en el consumo de agua, permitiendo establecer un límite de caudal máximo en cada grifo.

¿Cuánto puedo ahorrar con los grifos temporizados?

La instalación de este tipo de grifería puede suponer un ahorro de entre el 30% y el 40% de agua en lugares públicos.

Por lo general, cuando nos lavamos las manos con un grifo tradicional gastamos unos 13 litros de agua, puesto que tendemos a dejar el grifo abierto mientras nos enjabonamos las manos. Si utilizamos un grifo temporizado podremos reducir este consumo a 4,5 litros. Esto sucede gracias a que el caudal del agua se cerrará automáticamente una vez transcurridos los segundos que tiene programado nuestro grifo. En tan solo un minuto habremos ahorrado casi nueve litros, ¡Imagina lo que podrías ahorrar a largo plazo instalando un grifo temporizado en tu negocio!

Aunque son los más habituales, no sólo podemos encontrar los grifos temporizados en los lavabos de los baños públicos; podemos encontrarlos en duchas, sanitarios o urinarios.

¿A qué esperas para poder empezar a ahorrar con la grifería temporizada?

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *