Trucos para reducir el consumo de agua en la ducha

Reducir el consumo de agua debería ser una prioridad en cualquier hogar. El cambio climático es evidente, tanto si se debe a causas naturales como al impacto de las actividades del ser humano. Por lo tanto, es hora de cuidar nuestros recursos escasos como el agua. ¡Te dejamos algunos consejos de fácil implementación!

¿Cómo reducir el consumo de agua mientras nos duchamos?

Darse una ducha es uno de los mayores placeres que experimentamos a lo largo del día. A primera hora de la mañana es un chute de energía que nos activa para el resto de la jornada. Y al final de esta, nos ayuda a relajarnos para descansar mejor durante la noche. 

Pero sea cual sea tu opción, hay una serie de hábitos que puedes llevar a cabo con poco esfuerzo y que sin lugar a dudas marcarán una diferencia en el importe de tu consumo y de tus facturas a final de mes. Y lo que es más importante, contribuirán con el cuidado del medio ambiente.

Aquí te dejamos nuestros trucos para reducir el consumo de agua mientras te das una ducha.    

Grifos termostáticos

Los grifos termostáticos permiten regular la temperatura del agua y el caudal. Su principal ventaja es que ambos se establecen antes de iniciar la ducha, y así, a lo largo de esta, se mantiene invariable. 

Incluso cuando se abren otros grifos dentro de la misma vivienda, permanece inalterable. De esta manera, no solo se logra un elevado ahorro de agua, sino que se evitan las oscilaciones en la temperatura, que pueden dar lugar a quemaduras en personas sensibles. 

En la actualidad, existen multitud de diseños de grifos termostáticos que se adaptan a todos los estilos de decoración de cada baño. En Grifería Clever disponemos de una amplia variedad que puedes consultar directamente desde nuestros catálogos

Cerrar el grifo mientras te enjabonas

No hay truco para reducir el consumo de agua en la ducha más sencillo que este, pero a la vez más eficaz. A cualquier persona le encanta disfrutar del chorro de agua directamente sobre el cuello o la espalda. Sin embargo, se trata de ser responsables

Cuando te estás enjabonando, sabemos que es más agradable seguir sintiendo el agua caliente que corre sobre la piel. Pero, ¿realmente está cumpliendo alguna función necesaria? La respuesta es que no. Por lo tanto, si realmente quieres ayudar al planeta, no hagas gasto de agua mientras te pones el gel o el champú

Utilizar dispositivos reductores de caudal

Otra opción para disminuir el consumo de agua en cualquier tipo de grifería, es utilizar aireadores con límites de caudal. Con esta pequeña pieza se reduce la cantidad de agua que sale por el grifo o el teléfono de la ducha, reduces consumo de agua, pero tú no notarás la diferencia al ducharte.

 También dispopnes de grifos con sistemas específicos para la reducción del caudal de agua. En Grifería Clever trabajamos esta tecnología, con soluciones patentadas aptas para todos los grifos del baño y de la cocina, como EcoClever.

Limitar el tiempo de uso

El siguiente de nuestros trucos para reducir el consumo de agua en la ducha es tan simple como contar el tiempo que permanecemos en esta. Como ya indicamos antes, es extremadamente reconfortante sentir el agua sobre la piel y dejarse llevar por la satisfacción del momento. 

La consecuencia directa es que los minutos comienzan a sucederse sin límites, y al final de la ducha, el gasto de agua es incontable. Y no solo de esta, sino también de energía, porque es necesario mantener el agua caliente. 

Evitar los baños

De la mano del punto anterior, llega otro truco que tampoco implica ninguna complejidad, ya que de lo que se trata es de tomar conciencia de la importancia de cuidar del planeta y de tomar decisiones que sean responsables y que beneficien a todos por igual. 

Consiste en cambiar los baños relajantes en la bañera por las duchas rápidas. Esto no significa que debas despedirte de este placer para siempre, pero sí que lo reduzcas tanto como sea posible. Mientras que de media una ducha puede implicar un gasto de unos 50 litros de agua, aproximadamente, llenar la bañera requiere entre 100 y 140 litros de agua. 

Como se puede comprobar, supone un gasto del doble y de casi el triple. Un consumo innecesario que podemos limitar a ocasiones puntuales. 

Revisar que no hay fugas

La grifería de una vivienda también está expuesta al deterioro progresivo por el paso del tiempo, el uso continuo y la acumulación de residuos como la cal, que van dañando su superficie externa y el funcionamiento interior. 

Pero esta cal puede acumularse también dentro de las tuberías, y dificultar la salida de agua del grifo. A medida que el agua disminuye por la cal, mayor tiempo tendremos el grifo abierto para ducharnos correctamente. Al final, aunque la cantidad de agua que salga sea menor por las obstrucciones, se incurre en un gasto mayor. ¡Y no solo de agua! Sino también de tiempo. 

Para evitar este problema, se recomienda llevar a cabo un mantenimiento frecuente de la grifería, revisar las juntas por si hubiera fugas y renovar las piezas cuando su vida útil llega a su fin. 

Apostar por grifería de calidad

Nada es más eficaz para reducir el consumo de agua en la ducha y en todo el hogar que apostar por marcas de calidad con altos estándares y controles en los procesos de fabricación, así como con garantías que transmitan seguridad y confianza en sus características. 

En Grifería Clever llevamos décadas como líderes en el sector. Con diseños propios y tecnología de última generación patentada, ponemos a tu disposición la innovación y la calidad que necesitas para disfrutar de la mejor grifería del mercado. ¡Visita nuestra web y consulta todos nuestros productos! 

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.