¿Cuándo es el momento de renovar tus grifos antiguos?

Todo lo que nos rodea tiene fecha de caducidad. Antes o después, la vida útil de un producto llega a su fin y es necesario cambiarlo por uno nuevo. Lo mismo sucede con la grifería que, con los años, tanto el flujo de agua como la estética se van deteriorando. Pero, ¿sabes cuándo debes renovar tus grifos antiguos? ¡Hoy te contamos cuál es el momento ideal!

De qué depende el cambio de la grifería

Como ya indicamos en la introducción, ningún producto dura para siempre. No obstante, en el caso de la grifería, la duración puede variar en función de varios aspectos, como la calidad de los materiales utilizados, el diseño o la instalación. 

Así, cuando se apuesta por materiales que son de alta calidad y que ofrecen una alta resistencia al uso continuado, el momento del cambio puede posponerse. El diseño va directamente relacionado con la calidad. No es lo mismo elegir un modelo muy sencillo y corriente, que optar por otros más sofisticados con una elaboración más compleja, y adaptados al uso constante. 


En tercer lugar, el tipo de instalación también repercute por dos motivos en cuándo renovar los grifos antiguos. El número uno es la complejidad de la grifería, como podría ser la de un plato de ducha, que hace que este cambio pueda retrasarse en mayor medida. Segundo, la ubicación del propio grifo, ya que hace que tenga un mayor uso. El del lavabo o el del fregadero se utilizan en mayor medida que el del bidé o el de la ducha. Por tanto, el cambio tendrá que hacerse antes. 

Cuándo renovar los grifos antiguos

Las características anteriores pueden acelerar o retrasar el deterioro de la grifería. Sin embargo, sean cuales sean sus características, este día llegará. Lo importante es tener claro cuándo es realmente conveniente renovar los grifos antiguos o cuándo se puede esperar un poco más. Pero si la idea te ronda la cabeza y tienes dudas, ¡aquí tienes algunas razones por las que puede ser interesante llevarla a cabo!

Busca apostar por opciones más eficientes

La grifería clásica no tiene en cuenta aspectos como la cantidad de agua que sale por el chorro o la utilización por defecto del agua caliente. Si bien la mayoría de los grifos llevan incorporado un aireador al final del caño que mezcla el agua con aire para que se necesite una cantidad menor de aquella, es una medida insuficiente si realmente se busca el ahorro. 


En la actualidad, la tecnología continúa avanzando y Grifería Clever es un claro ejemplo de ello. Dentro de nuestra colección, puedes encontrar modelos de grifos con innovadores sistemas EcoClever que reducen la cantidad de agua hasta en un 50%. Y siempre sin que el confort se vea afectado por dicha reducción de caudal. 

Pero además, también la temperatura del agua tiene un reflejo en el importe de las facturas de la energía. Por lo general, una maneta en su posición intermedia ya activa el agua caliente, lo que supone que el depósito del calentador del agua se vaciará antes o se hará uso del gas. La grifería más moderna no la activa en su posición neutra. Para que esto suceda es necesario girarla completamente. Una diferencia que suele pasar desapercibida a la vista,  pero que a final de mes sí que resulta notable. 

Quieres renovar el estilo de decoración de tu baño

Los cambios suelen ser muy temidos, pero cuando se toma la decisión de apostar por ellos, terminan siendo como una bocanada de aire fresco. Si la reforma de tu baño o de tu cocina fue hace muchos años o incluso sigues utilizando la que venía cuando te instalaste en tu vivienda, ¡es hora de buscar algo nuevo!

Como sucede con la moda o el mobiliario en general, los tiempos y nuestros gustos cambian. Por eso, lo que ayer resultaba atractivo y actual, hoy resulta totalmente desfasado. Ten en cuenta que tanto la cocina como el baño son estancias que se usan con una frecuencia muy elevada, y en el caso particular de este último, es el lugar donde nos relajamos y ponemos el autocuidado en práctica. Por estos motivos, ¡debes apostar por una estética que te resulte agradable!

Así que tanto si quieres renovar toda la decoración como si solo quieres una grifería más moderna, es una buena señal de que ha llegado el momento de cambiar los grifos antiguos. Si te gustan los estilos de vanguardia, ¡no te pierdas la colección de Clever!

La cal está demasiado incrustada

Aunque la simple estética no es motivo para desechar productos que todavía funcionan, el cúmulo excesivo de cal es algo más que un problema que afecta a la apariencia de la grifería. La cal que se va fijando en la superficie se debe al agua que salpica durante el uso. Pero si tenemos en cuenta que por su interior fluye el agua, la cantidad de cal acumulada es muchísimo mayor. 

Por lo tanto, si ya has intentado limpiar los grifos para deshacerte de toda la cal y la suciedad acumulada y no ha sido posible, o si ves que aunque has cambiado las juntas el grifo gotea o presenta fugas, ¡no esperes más! Porque estas son señales inequívocas de que debes renovar tus grifos antiguos. 

No cumple con su finalidad

Además de tus gustos, tus necesidades también van a ir variando con el paso de los años. Quizás ahora quieras reducir aún más las facturas y te gustaría apostar por los grifos electrónicos. Y en el caso de la cocina, puede que ahora quieras un grifo con mayor flexibilidad u otras prestaciones. 

Cualquiera de estos motivos es suficiente para renovar los grifos antiguos. Desde Grifería Clever te invitamos a consultar todos nuestros catálogos para que descubras los más innovadores sistemas y los diseños más atractivos del momento. Y siempre apostando por la máxima calidad en los materiales y en los acabados. 

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.