Cinco tipos de bañeras que debes conocer | ¿Cuál te gusta más?

En los últimos años, la bañera ha ido perdiendo popularidad frente al uso creciente de los platos de ducha. Sin embargo, en muchos hogares que cuentan con el espacio suficiente, se ha convertido en una pieza clave dentro de esta estancia. No solo por las comodidades que ofrece, sino también por la variedad de diseños que podemos encontrar. ¿Conoces los diferentes tipos de bañeras que existen?

Tipos de bañeras según su forma

A la hora de clasificar los tipos de bañeras existentes, debemos atender a varios aspectos. El primero de ellos, su forma, es quizás el más relevante, ya que es lo primero que detectamos al visualizar un cuarto de baño.

Además de esta, hay que tener en cuenta también sus dimensiones, es decir, el tamaño, y los materiales con los que se ha fabricado. No solo suponen una mayor o menor calidad, sino que afectan al tacto y al deslizamiento. Vamos a conocer cuáles son los tipos de bañeras según su forma.

Rectangulares

Dentro de los tipos de bañeras, se trata del más tradicional de todos, ya que se ajusta a las dimensiones que suelen tener los baños. Su ancho estándar está entre los 70 y los 75 cm, pero llegan a alcanzar los 120 cm. En lo que respecta al largo, van desde los 140-190 cm. Por norma general, se ajustan entre una pared de fondo y dos laterales, aunque también pueden ir en una esquina.

Para que no resulten monótonas y aburridas, estos tipos de bañeras se decoran con los mismos azulejos que se colocan en el pavimento, se diseñan con los contornos muy marcados o también se fabrican en materiales como el mármol. Con cualquiera de estas tres opciones se consigue una estética mucho más llamativa que los modelos de antaño.

Si nos hemos decantado por una bañera rectangular de corte clásico, podemos darle un toque moderno a la par que elegante. El grifo Selene integra sistemas diseñados para el ahorro energético, funcionalidad y un acabado exterior que en la cara frontal funciona como espejo.

Ovaladas

Las dimensiones de estos tipos de bañeras son similares a las de los anteriores, pero se ubican lejos de las paredes. De este modo, la particularidad de su forma destaca y dota a la estancia de una gran personalidad. Cuando el espacio es más limitado y se coloca en un rincón, consigue mantener su protagonismo al resultar muy decorativa.

Estos tipos de bañeras resultan más armoniosas visualmente, tal y como sucede con el modelo de grifería para ducha Aude. Este diseño voluptuoso no solo destaca por sus líneas suaves, sino que también nos ofrece funcionalidad y ahorro energético. Especialmente diseñado para reducir el caudal y el consumo de agua caliente de forma innecesaria.

Angulares

Si nuestro cuarto de baño es de tamaño mediano o queremos aprovechar una esquina de este, nos decantaremos por un modelo angular. Estos tipos de bañeras vienen disponibles tanto simétricas, es decir, con la misma longitud en cada lado, o bien asimétricas.

Nada mejor para una bañera de este tipo que un grifo de baño-ducha de corte vanguardista. El modelo monomando Ventu que combina las líneas rectas con los ángulos y las caras planas cuenta con una prestación única. Dado que su inversor es invisible, solo habrá que elevar el flexible por encima de su cabeza y la salida cambiará.

¿Y cómo la colocamos?

Además de los tipos de bañeras, debemos preguntarnos cómo queremos colocarla. Esta puede ir bien de manera exenta o bien encastrada. La funcionalidad es exactamente la misma; se trata únicamente de una cuestión de estética.

Las bañeras exentas son aquellas que se presentan como una pieza independiente. Puede venir acompañada de cuatro patas visibles sobre las que descansa o ir colocadas directamente sobre el suelo. Estas últimas también cuentan con patas u otro tipo de soporte oculto. Las más comunes son las de forma ovalada, y hoy en día se han convertido en una auténtica tendencia en baños.

La otra opción es la de una bañera encastrada. Es la forma tradicional de colocarlas; en la que sus bordes descansan sobre una estructura que requiere un trabajo de albañilería. Para romper con su estética clásica, se utilizan, como hemos indicado anteriormente, materiales o acabados más modernos.

Ventajas de los diferentes tipos de bañeras

Si además de conocer los tipos de bañeras existentes todavía necesitas más información antes de decidirte, te dejamos las ventajas que puedes obtener con la instalación de una de ellas en tu baño. ¡Ya no te quedará ninguna duda!

– Mayor espacio. Las bañeras vienen disponibles en diferentes tamaños, y por lo general ofrecen más facilidad para el movimiento que los platos de ducha. Si nuestro cuarto de baño cuenta con el suficiente espacio, algunos tipos de bañeras pueden llenar la estancia de una gran personalidad

– Indicadas para niños/as. A lo más pequeños/as de la casa les gusta quedarse a jugar un rato mientras se dan el baño. Además de asearse, les sirve para pasar un buen rato y estar entretenidos. Esta posibilidad desaparece cuando instalamos un plato de ducha.

– Mayor confort. Aunque hoy en día se recomienda prestar atención al gasto innecesario de agua, de ahí que la Grifería Clever lleve incorporados sistemas que permiten el ahorro, a todos nos gusta disfrutar ocasionalmente de un baño relajante. Esta opción tampoco puede contemplarse cuando colocamos un plato de ducha. Por otra parte, además del relax, los baños se recomiendan también cuando existen problemas de circulación. En este caso, se trataría entonces de una cuestión de salud.

Todos los tipos de bañeras, así como la grifería, gozan de atractivo si sabemos combinarlos e integrarlos en el espacio que tenemos disponible. El mobiliario, además de un reflejo de nuestra propia personalidad, debe ser capaz también de transmitirnos armonía. ¿Sabes ya qué estilo es el tuyo?

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *