Cinco tipos de grifos de cocina y cómo escoger el mejor

A la hora de elegir los grifos de cocina para las viviendas, hay que tener en cuenta varios aspectos de suma importancia, y no únicamente el tipo. De no hacerlo, podremos elegir uno que no cumple con la funcionalidad que buscamos y que, en definitiva, no se adapta a nuestras necesidades. ¿Qué debemos valorar entonces?

Cómo elegir los grifos de cocina

Los grifos de cocina son una de las piezas que más utilizamos en esta estancia. Por lo tanto, además de una estética adecuada con la del hogar y con nuestro gusto personal, debe ser práctico e idóneo para el tipo de fregadero con el que contamos.

En otras palabras, elegir los grifos de cocina no consiste simplemente en dejarnos llevar por su apariencia. En función del tipo de instalación que tengamos irán colocados o bien sujetos al fregadero o en la pared. Y además, dependiendo del tamaño de este, optaremos por unas dimensiones concretas.

Para facilitar el trabajo de elegir los grifos de cocina adecuados para ella, y ya que no solo debemos valorar la variedad que hay, os dejamos a continuación una serie de consejos a tener en cuenta, hasta llegar a los tipos de grifos existentes. De esta manera nos evitaremos elecciones incorrectas y conseguiremos eficiencia y estética.

Mide tu fregadero

Como comentábamos, nos todos los grifos de cocina sirven para todos los fregaderos. Por ello, lo primero que debemos hacer es tomar medidas del fregadero. Si tenemos pensado hacer una reforma en casa, habrá que tener en mente dónde queremos que esté instalado el grifo. Además de ello, el tamaño influye en los tipos de grifos de cocina.

Para aquellos que son de pequeño tamaño, es conveniente elegir grifos de cocina de caño bajo o normal, ya que los altos podrían salpicar en la encimera. Si por el contrario es de tamaño grande, podemos instalar un grifo extraíble que nos permita una mayor movilidad y maniobra.

Busca el tipo de grifo que deseas

Existen en el mercado diferentes tipos de grifos de cocina. Además de en el funcionamiento, encontramos diferencias en el precio. Así, podemos distinguir entre los grifos monomando y los bimando. Los primeros son los más comunes, ya que son muy prácticos y fáciles de instalar. Por otra parte, la relación calidad-precio que ofrecen es buena. Al utilizar una única manera, son muy cómodos y podemos regular con facilidad el caudal de agua, así como su temperatura.

Los grifos de cocina bimando son aquellos que en lugar de una manera, utilizan dos llaves. Son menos prácticos ya que debemos regular ambas para obtener la temperatura deseada. En la actualidad, responden a necesidades estéticas más que funcionales.

Además de estos, encontramos los grifos de cocina abatibles, que poco a poco van adquiriendo popularidad. Al poder desplazarlos, son perfectos para las cocinas de pequeño tamaño en las que hay armarios que pueden molestar o cuando están situados delante de una ventana.

Por último, podemos encontrar los grifos extraíbles, que como su nombre indica, cuentan con una manguera que les permite extraerse. Con ella podemos llegar a más sitios y maniobrar, por lo que se utilizan en los fregaderos de más de un seno.

Elige la estética que más te agrade

Una vez que sabemos qué tipos de grifos de cocina queremos, es el momento de centrarnos en la estética o en el diseño. Una recomendación para que no desentonen con el resto del mobiliario es tener en cuenta cómo son los tiradores de los armarios, esto es el acabado de los mismos.

Aunque con frecuencia los grifos de cocina suelen pasar desapercibidos, pueden convertirse en un elemento que marca la diferencia o que da el toque distintivo a esta estancia. Especialmente en decoraciones con estilos muy marcados, tanto rústicos como modernos, los grifos de cocina son una pieza de gran atractivo.

Hay que tener en cuenta también los distintos materiales existentes así como el acabado final. Estos pueden ser el negro, el dorado, el blanco, el peltre o el níquel.

Busca el ahorro

Además de los tipos de grifos de cocina que vimos con anterioridad, existen otros con una característica muy peculiar. Son los termostáticos, y gracias a su funcionamiento inteligente podemos ahorrar en el consumo de agua al tiempo que regulamos la temperatura para que se mantenga constante.

Otra ventaja de estos grifos de cocina es que no se ven afectados cuando se abre otro en la vivienda. De este modo, evitamos los cambios bruscos en la temperatura que pueden provocar quemaduras. En último lugar, y también como forma de ahorro, tenemos los grifos de agua tratada, que se encargan de filtrarla para que no dependamos del agua embotellada.

En Grifería Clever contamos con una amplia gama de grifos de cocina que se ajustan a las necesidades más exigentes. Consulta nuestros distintos productos y contacta con nosotros si necesitas más información.

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. Carolina dice:

    Excelente guia al momento de elegir la griferia para la cocina que mejor se adapta a nuestras necesidades. Muy buen articulo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *