¿Qué es BIM? Normativa actual

El BIM está ganando espacio gradualmente en los diversos sectores de la construcción. En la actualidad, su uso es ya obligatorio en todas aquellas construcciones y proyectos de financiación pública. Este proceso digital y colaborativo permite crear y gestionar los datos de un edificio. Desde su concepción hasta su explotación.

Building Information Modeling (BIM) permite a los diversos responsables de un proyecto de construcción generar y compartir, en un modelo digital común, todos los datos técnicos del libro y el contenido de sus intervenciones. De este modo, permite a los profesionales de la construcción optimizar todas las etapas del proceso, desde el diseño hasta la construcción y, finalmente, la destrucción.

Los datos digitales son generados por los fabricantes, que proporcionan objetos en forma de bases de datos interconectados que pueden ser utilizados por el software empresarial de diseño. Estas bases de datos pueden estar en formato IFC (ISO) o adaptarse al formato del software que se utilice (Revit, Archicad …). Los usuarios de estas herramientas pueden crear, compartir entre sí y modificar la información técnica, a medida que avanza el proyecto. Todos los elementos se detallan con precisión en la maqueta digital, de modo que cada profesional puede planificar y coordinar su intervención con los de otras partes interesadas. Este proceso también permite establecer diferentes hipótesis (modelos virtuales en 3D) y medir sus impactos. Finalmente, permite identificar posibles errores, y corregirlos, antes del proyecto.

De este modo, la empresa de instalación puede diseñar y luego actualizar las redes de distribución en todos los pisos de un edificio, de acuerdo con los diferentes elementos técnicos y equipos presentes en el modelo modelado en 3D.

El dimensionado con BIM

La metodología BIM no trabaja únicamente en 3D. De hecho, en la actualidad es posible llegar a trabajar en siete diferentes. Estas dimensiones se encargan de sectorizar las fases del ciclo de vida de un edificio, de manera que se integren dentro de un modelo gráfico virtual. En este, la edificación no se concibe como un objeto estático, sino dinámico y cambiante a lo largo del tiempo.

BIM es una tecnología que tiene muchas ventajas:

  • Facilita la colaboración y la coordinación de los diferentes profesionales, durante todas las etapas del proyecto de construcción.
  • El modelado de información de edificios le permite probar y analizar virtualmente la viabilidad de un edificio.
  • Optimiza la gestión de recursos y materiales.
  • BIM se utiliza para construir edificios que cumplan con las normas y certificaciones ambientales, vigentes en el sector de la construcción y aplicadas a sus partes interesadas.

Comprender la tecnología BIM y comprender los cambios que implica para diferentes operaciones demuestra la capacidad para incluir tendencias de la industria de la construcción. Argumentos que pueden hacer la diferencia a los ojos de los futuros clientes. Entonces, no lo dudes: ¡Descubre la plataforma de construcción digital ahora!

Para descubrir la tecnología desde todos los ángulos, echa un vistazo a la biblioteca de Grifería Clever.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.