Cleverpedia II

En Clever pensamos que un consumidor bien informado es un usuario satisfecho. Puede que algunas de nuestras descripciones sean demasiado técnicas, o simplemente estás interesado/a en el sector de la grifería doméstica y quieres saber algo más sobre este negocio. En el pasado Cleverpedia I, se mencionaron algunas de las principales tecnologías y patentes presentes en los grifos de la colección Clever, en este capítulo haremos un repaso a los principales materiales con los que se fabrica un grifo y hablaremos de la diferencia entre uno u otro componente en las conexiones de fontanería.

 

  • “Zamak”: El sector de la grifería también vive su particular burbuja y esto hace que en ocasiones te puedan dar “gato por liebre” o “Zamak por Latón”. Se conoce como “Zamak” a una aleación de cinc, aluminio, magnesio y cobre utilizado en grifería y que cromado puede pasar por un grifo de latón pero que a la larga puede presenta defectos y peor resistencia a la corrosión, humedad o temperatura. Los grifos fabricados en Zamak suelen tener un rendimiento más irregular y presentar problemas de compatibilidad con algunas piezas de grifería, pese a todo, es uno de los elementos más usados hoy en día para la fabricación de grifos y su consumo está muy extendido a nivel internacional.

 

  • Latón: El latón es una aleación de cobre y zinc (inferior al 50%) cuyo coste es superior al del Zamak y que es la opción más segura y versátil para el diseño de piezas de grifería. Por lo general, los grifos de latón llevan un baño cromado para proteger el material frente a la corrosión o el uso del día a día. La variedad de cromados es muy amplia, se pueden encontrar grifos con cromado mate, blancos, negros, o sin cromar y con el aspecto propio del latón pulido.

 

  • Acero inoxidable: En los últimos años el acero inoxidable se ha hecho un hueco como material para fabricar grifos, se presenta en formato pulido y se le atribuye propiedades antibacterianas. Su precio es más caro que el de los grifos de latón pero a nivel de resistencia, duración y cuestiones prácticas ambos son similares.

 

Además de los materiales con los que se construyen los grifos es interesante saber los materiales de los componentes de fontanería. Como las derivaciones de agua o los conocidos como “codos”. Las conexiones de fontanería que no requieren soldar y se pueden montar por el usuario son:

 

  • Termoplásticas: Variaciones versátiles y que estamos habituados a encontrar en los hipermercados o fontanerías. Algunos ejemplos son el Polibutileno, que ensambla las piezas mediante presión o los compuestos multicapa, que se ensamblan mediante roscas.

 

  • Polietileno: Es un polimero del etileno presente en bolsas del supermercado, cajas de CDS, biberones, etc. Es muy moldeable y se utiliza en tuberías de riego y conexiones de agua de jardín o exteriores.

 

Hasta aquí algunos de los términos que seguro te serán de utilidad para saber diferenciar los materiales con los que están fabricados los grifos y sus componentes.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *