¿Cada cuánto cambiar el grifo? Todo lo que debes saber

La grifería es uno de los elementos que se utilizan a diario, tanto en la cocina como en el baño. Por lo tanto, debido al uso y al contacto con el agua se produce un desgaste importante de forma continuada. ¿En qué momento es conveniente cambiar el grifo?

Qué tener en cuenta antes de cambiar el grifo

A la hora de plantearnos cambiar el grifo de la cocina y del baño, debemos prestar atención a diferentes aspectos. Ya que para tomar esta decisión o para poder establecer cuándo, es necesario conocer cómo van a influir.

El tipo de instalación

En función del tipo de instalación que tengamos, cambiar el grifo será una tarea más o menos sencilla. Por ejemplo, en el caso de las instalaciones de repisa, la modificación de una pieza por otra resulta muy sencilla. Sin embargo, cuando se trata de las murales, el proceso puede resultar algo más complejo, por lo que puede ser necesario contratar a un profesional.

Por otra parte, si cambiar el grifo implica por ejemplo pasar de una bañera a un plato de ducha, la nueva instalación sí resultaría más compleja, ya que para empezar la altura de la grifería se vería modificada.

Materiales de la grifería

A la hora de saber cuándo es necesario cambiar el grifo, debemos tener en cuenta también que no todos los materiales presentan las mismas características. Por lo tanto, algunos son más susceptibles que otros de sufrir el deterioro por el uso o por el simple paso del tiempo.

Uno de los materiales más utilizados en la grifería del baño y de la cocina es el metal cromado. El motivo reside en que es uno de los más resistentes que existen actualmente en el mercado. Además de ser capaz de evitar la corrosión, es muy fácil de limpiar y mantiene un aspecto brillante que le hace parecer nuevo en todo momento.

Uso de la grifería

La duración de una grifería no será la misma cuando se trata de un grifo que está en continuo uso que uno que solo se abre de manera ocasional. Aunque el no uso completo también puede ser perjudicial para estas piezas, cuando el uso es muy intenso es probable que se deteriore con mayor rapidez.

El diseño de la grifería

En tercer lugar, el diseño de la grifería también es relevante para conocer cuándo es conveniente cambiar el grifo. Hoy en día, los avances de la tecnología han permitido que estas delicadas piezas ofrezcan una eficiencia energética mucho más elevada. Por otra parte, las diferencias en los sistemas hacen que cada uno pueda tener unas necesidades diferentes. Además de la grifería tradicional, podemos encontrar los grifos extraíbles, abatibles, flexibles, etc.

Cuándo es conveniente cambiar el grifo

Teniendo en cuenta los aspectos que hemos mencionado anteriormente y que pueden afectar a la duración, lo recomendable por norma general es cambiar el grifo de la cocina o del baño cuando han transcurrido cinco años desde su instalación. El paso del agua y la cal que contiene termina dañando las piezas, aunque siempre podremos extender su vida útil llevando un mantenimiento adecuado.

Pero además de ello, también hay que tener en cuenta el estado de las tuberías y las posibles fugas que puedan ir apareciendo en diferentes puntos. Para las reformas integrales del baño o de la cocina, se recomienda verificar las condiciones cada diez años.

Qué características se deben buscar en la grifería

Si queremos retrasar todo lo posible el momento de cambiar el grifo en nuestra vivienda, siempre es posible si prestamos atención al tipo de grifería que elegimos. Aunque a simple vista pueda parecer que todas las opciones son similares al cumplir con su función, lo cierto es que tal y como sucede con el resto de elementos, algunas son mejores que otras. ¿A qué debemos entonces atender?

Eficiencia energética

Grifería Clever es precursora en el uso de tecnologías que permitan mejorar la eficiencia energética. De este modo, no solo las prestaciones son mejores, ya que se reduce el consumo energético y el de agua, sino que también se consigue alargar la vida útil de este producto.

Algunas de las opciones más destacadas son el control del caudal que se obtiene y que puede reducirse hasta en un 50%, y también la regulación de la apertura del agua caliente. Si en la posición normal solo sale agua fría, se reduce el consumo continuo del agua caliente con la mezcla.

Calidad de la grifería

Como ya hemos indicado, no todos los grifos son iguales. Aunque nos puedan parecer similares, es conveniente conocer algunos detalles sobre el proceso de fabricación o los materiales que se han utilizado para aquellos. Uno de los más recomendables es el latón cromado con porcentajes bajos de plomo y de estaño. Este es concretamente el que utilizamos para nuestra grifería.

En Grifería Clever mantenemos nuestros estándares muy altos, y todos nuestros productos están sometidos a controles de calidad. Además de obtener los mejores resultados, ofrecemos una garantía en todos nuestros modelos. Y también contamos con una amplia variedad de diseños patentados.

La seguridad ofrecida

El tercero de los aspectos a valorar para evitar cambiar el grifo antes de lo deseado es la seguridad que nos ofrezca. Si en nuestra vivienda residen niños o personas vulnerables, debemos apostar por aquella grifería que nos garantice el cuidado.

Los cambios bruscos de temperatura por la apertura de otro grifo puede llegar a provocar quemaduras importantes. Para que esto no suceda, es interesante apostar por grifos que permitan regular la temperatura, como los termostáticos, o bien que cuenten con un dispositivo de seguridad que la limite. A este se le llama Safety Block y evita que la temperatura del agua se eleve por encima de la marcada.

Si ha llegado el momento de cambiar el grifo en tu baño o tu cocina, consulta nuestra galería y apuesta siempre por la mejor calidad con Grifería Clever.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *