Agua caliente intermitente mientras te duchas

Rociador ducha
Para conseguir una ducha perfecta, elegir un buen rociador

¿Hay algo más molesto que estar disfrutando de una ducha de agua caliente después de un día largo y que de repente sólo salga agua fría? En Clever tenemos varias soluciones a tu problema:

¿Cómo evitar el agua caliente intermitente durante las duchas?

Quien vive con otras personas ha experimentado esta situación en más de una ocasión. Y es la de estar dándose una ducha con agua caliente y que, sin previo aviso, no solo el chorro del agua pierda presión y se reduzca la cantidad que sale, sino que además, la temperatura del agua se ve afectada y pasa de estar caliente a templada e incluso fría.

Estos segundos, que pueden prolongarse en función de cuál sea la causa, son suficientes para interrumpir este momento de relax y desconexión que suele representar la ducha. Por eso, si quieres que no vuelva a sucederte, a continuación te dejamos algunas posibles soluciones que llevar a cabo para ponerle fin al problema.

Revisar la presión de la caldera

El primer motivo que podría estar ocasionando el cambio de temperatura en el agua es la falta de presión de tu caldera. Revísala periódicamente, procurando que el manómetro no baje de 1,5 Kg. Y si sigue dando problemas, no dudes en ponerte en contacto con el técnico de la marca.

Sistema antical

Otra de las causas del agua caliente intermitente puede ser un exceso de cal en el teléfono de la ducha. Un remedio casero, antes de optar por cambiar la alcachofa de la ducha o el teléfono es sumergirla un par de horas en vinagre y posteriormente enjuagarla muy bien. Si sigue ocasionándote problemas quizá la solución sea cambiarla. Los grifos Clever poseen un cartucho de material sintético anticalcáreo, que evita la acumulación de cal en la grifería y en las tuberías, asegurando su durabilidad y además protegiendo la salud de nuestra piel que podría verse afectada por afecciones como picazón, sequedad o dermatitis.

Grifos termostáticos

La tercera opción que te proponemos es apostar directamente por una grifería con la que es imposible que estos cambios se produzcan. Y esto nos lleva a la situación que mencionábamos al comienzo, y que es una de las más desagradables que se pueden experimentar durante la ducha.

Cuando otra persona abre un grifo de la vivienda, se lavan los platos en la cocina o se acciona la lavadora, la grifería de la ducha se ve afectada. Como decíamos, además de los cambios drásticos de temperatura, que pueden llegar a provocar una quemadura, también nos encontramos con un menor caudal de agua. No solo nos estropea el momento y la ducha se convierte en una batalla, sino que el tiempo también se alarga al no poder disponer de agua con normalidad y tener que estar regulando de manera continua las llaves del agua para que la temperatura sea la adecuada.

Se trata de los grifos termostáticos, que son una de las últimas tendencias en grifería de baños y que puede ser la solución a estas situaciones. Su principal ventaja es que permite modificar la temperatura y el caudal del agua, para disfrutar de la ducha perfecta según lo que nos apetezca en cada momento.

Por otra parte, también permiten un ahorro de hasta el 40 por ciento de agua, ya que su sistema interno está diseñado para mezclar el agua con aire y reducir así el chorro, pero sin que el confort se vea repercutido. ¡Ni siquiera notarás que está saliendo menos agua de la habitual!

En Grifería Clever, siempre nos mantenemos al día en tendencias en lo que respecta a las últimas tecnologías. De ahí que dispongamos de una variada gama de duchas termostáticas. Además, con los grifos termostáticos disfrutarás de otra ventaja: aunque se abra simultáneamente otro grifo, la temperatura y la cantidad de agua de tu ducha no variará.

Funcionamiento de la grifería termostática

Con esta explicación, es probable que te preguntes cómo es posible que se puedan impedir estas fluctuaciones de temperatura. La explicación es muy sencilla y se debe a que la grifería termostática lleva en su interior un dispositivo. Este se encarga de regular el agua justo antes de su salida por el teléfono. Esto significa que aunque el agua esté variando de temperatura por la cañería, cuando pasa por esta grifería, se regula automáticamente para alcanzar la que se ha marcado.

Este dispositivo se conoce como sistema de bloqueo de temperatura. Su función es la de limitar aquella en los 38º, que es la que consideramos caliente para nuestra piel, pero sin llegar a quemarnos. Gracias a este, desaparecen por completo las oscilaciones en la temperatura y los consecuentes sobresaltos en la ducha.

Esta protección es la que ha conseguido que estos grifos sean los elegidos para aquellos hogares en los que viven menores. Pero también hogares con personas de edad avanzada. Estos tienen una piel más delicada y, por lo tanto, son más vulnerables ante las quemaduras. También para aquellas familias que buscan un confort más alto que la media y que no desean que el placer de la ducha se vea alterado.

Apuesta por grifería termostática

Si las soluciones que te hemos propuesto, como verificar la presión o la cal acumulada, no son la causa de los cambios de temperatura en el agua caliente, sino que se debe a la apertura de otros grifos o a la acción de los electrodomésticos, te recomendamos apostar directamente por los grifos termostáticos y ganar en calidad de vida.

En los catálogos de Grifería Clever, encontrarás diferentes modelos que utilizan este sistema. Para que vayan acorde con la estética de tu baño, los estilos son muy variados. Desde los cortes redondeados y clásicos a los que nos hemos acostumbrado hasta otros más angulosos y con un estilo moderno. Para quienes prefieran apostar por la innovación tanto en el interior como en el exterior de la grifería.

Puedes consultar los distintos catálogos disponibles desde nuestra página web y verificar, también desde esta, dónde puedes conseguir nuestros productos. No solo te ofrecemos la más alta calidad, sino también una garantía.

Desde Clever, esperamos que estos consejos te hayan resultado de utilidad y que, por fin, puedas decir adiós a los desagradables cambios de temperatura en la ducha.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.