Las seis causas principales por las que tenemos averías de grifos

averias de grifos

Las averías de grifos son un problema más común de lo que pensamos. Sus causas pueden ser muy diversas, pero no siempre es necesario de un técnico para localizar dónde está la avería. En cualquier caso, si queremos prevenirlas o saber qué hacer cuando aparecen, lo mejor es conocer cuáles son las causas principales. Vamos a conocerlas en este artículo.

Por qué aparecen las averías de grifos

Para prevenir las averías de grifos, como veremos a continuación, es muy importante tomar ciertas medidas. Las precauciones y el buen cuidado pueden evitarnos muchos problemas molestos. No obstante, también en muchas ocasiones, las averías de grifos surgen por el propio uso y el paso del tiempo.

Falta de mantenimiento

Como ya anunciábamos, no llevar a cabo un mantenimiento adecuado puede causar averías de grifos. Puesto que estos están en continuo contacto con el agua y esta arrastra sedimentos, factores como la cal pueden ocasionar problemas.

Dentro del difusor se encuentra una especie de rejilla que es donde se va filtrando el agua. Con el uso del grifo a lo largo del tiempo, la cantidad de partículas va aumentando, hasta llegar al punto de obstruirlo. Es en este momento cuando se produce la avería, ya que el agua sale con dificultad.

Para solucionar esta avería de grifos simplemente debemos desenroscar la pieza y extraer la rejilla. Podemos lavarla o dejarla sumergida en vinagre para que elimine toda la suciedad incrustada. O bien utilizar productos específicos para su limpieza.

La cal

La cal es causante de muchas averías de grifos. Una de ellas es una fuga de agua. Esta puede ir desde un goteo persistente en la salida del grifo hasta una fuga importante. El problema se encuentra en que la llave de paso no cierra bien.

La acumulación de cal va formando piedras, que al impedir que la junta cierre, deja un hueco libre por el que se cuela el agua. Estas averías de grifos se solucionan desmontándolos y limpiando las juntas de goma. Se recomienda que lo haga un fontanero profesional.

Deterioro de las gomas o las juntas

Otra de las causas más comunes de las averías de grifos es el deterioro de las piezas que los componen. Aquellas que se dañan con mayor facilidad son la goma del eje del grifo o la junta. Pueden sustituirse por unas nuevas sin más complicación.

Para identificar que esta es la causa debe aparecer un goteo. Cuando este se produce por la salida normal del grifo, el problema suele deberse a la goma. Cerraremos la llave paso del agua, los desmontaremos y la cambiaremos por una nueva.

Cuando el goteo aparece en la zona de la rosca, podemos probar en primer lugar a intentar ajustarlo y ver si el problema desaparece. En el caso de que persista, procederemos a extraer la tuerca y cambiar la junta. Es una de las averías de grifos más comunes. También puede deberse a la misma pieza cuando el goteo está en la zona que lo une con el muro.

El grifo está mal enroscado

Otra de las averías de grifos más comunes es simplemente que alguna de las piezas está mal colocada. Si lo hemos montado nosotros mismos y no somos profesionales cualificados, o alguien no ha tenido el cuidado suficiente, es posible que algo haya quedado mal encajado y por ese motivo gotee por alguna de sus partes.

Grifos de mala calidad

Lo barato suele salir caro, y si nuestro grifo es de muy mala calidad, es muy probable que comience a darnos problemas antes de lo previsto. Estas averías de grifos tienen como única solución adquirir material que cuente con garantías.

En Grifería Clever apostamos por materiales de la más alta calidad y sometemos nuestros productos a los más estrictos controles. Además, ofrecemos una garantía de 5 años en todas nuestras gamas.

Obstrucciones

Otra de las averías de grifos que van apareciendo con el paso del tiempo son las obstrucciones. Verter ciertos residuos a través de los grifos puede empeorar la situación, por lo que debemos tener cuidado con ello. En cualquier ferretería podemos adquirir una rejilla que impide que la comida, el cabello y otros desperdicios se cuelen por el fregadero. No obstante, además de ellos, el propio jabón puede ir creando un tapón.

Del mismo modo, tanto en la salida como en la entrada pueden aparecer estas obstrucciones, aunque suelen ser menos frecuentes en estas últimas. Si tenemos claro que este es nuestro problema, debemos contactar a un profesional para que lo verifique y le ponga solución.

Y estas son las principales causas de las averías de grifos. Para evitarlas, además de un mantenimiento preventivo, recomendamos adquirir siempre grifería de la más alta calidad. En Clever somos expertos en ello y todas nuestras gamas disponen de garantía.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.